New book: From economic to constitutional crisis in the EU

Agustín J. Menéndez discusses the constitutional implications of the fiscal constitution of the EU in a new book which appeared on EOLAS Ediciones in March 2012 (in Spanish). He reconstructs in detail the handling of the economic, financial, fiscal and institutional crises by the EU in this study, which is undertaken as part of RECON’s WP 7 on the political economy of the EU.

 

De la crisis económica a la crisis constitucional de la Unión Europea

Agustín José Menéndez, EOLAS Ediciones, Librería Universitaria León, 2012 (in Spanish)

 

In this book, Menéndez systematically describes and assesses the decisions and structural reforms undertaken by the EU to confront the various crises demolishing the European economies. In the first chapter, he argues that the current EU crisis consists of four overlapping crises. In the three following chapters, Menéndez provides an overview and assessment of the EU’s structural reforms as a response to the crises, divided in three periods (summer 2007-end 2009; early 2010 to summer 2011; and the last months of 2011). Menéndez offers a key to understand the crisis as one of constitutional character, arguing that the overlapping crises have evidenced a serious crisis of democratic constitutionalism. The crises have manifested themselves in the economic, financial and fiscal realms, but have rendered explicit the underlying constitutional crisis of the European Union.

 

See more at the publisher's website.

 

Presentation of the book in Spanish:

Este trabajo tiene por objeto la descripción sistemática y valoración de las decisiones puntuales y reformas estructurales que la Unión Europea ha tomado desde el verano de 2007 para hacer frente a las diversas crisis (económica, financiera, fiscal y de diseño de la unión monetaria y económica) que se han abatido sobre el viejo continente (y en cierta medida, sobre todas las economías capitalistas) desde esa fecha.

La reconstrucción y evaluación crítica de todas esas medidas exige que las mismas se sitúen en su contexto socio-económico. Es por ello que en el primer capítulo se ofrece al lector una descripción somera de las cuatro vulnerabilidades estructurales de la Unión Europea que han dado pie la cuádruple crisis que sufrimos: la crisis secular de crecimiento, la financiarización de la economía, los déficits estructurales de las cuentas públicas de buena parte de los estados miembros de la Unión Europea y el carácter asimétrico de la unión monetaria y económica. Algunas de estas vulnerabilidades lo son del sistema económico capitalista “tardío”, si se me permite usar una expresión otrora en boga. Otras son intrínsecas a decisiones que tomaron los ciudadanos europeos y sus representantes. Dado que la Unión Europea es la primera potencia económica del mundo (y la zona euro por sí sola la segunda), ambos tipos de “fallas” están directamente relacionadas.

Se presenta al lector una clave de interpretación constitucional de la crisis. Sostengo que las crisis económica, fiscal, financiera y de modelo de la unión monetaria han hecho visible una grave crisis del derecho constitucional democrático. La constitución fiscal de la Unión tal y como fuera diseñada en Maastricht y en Ámsterdam implicaba la imposibilidad material de una situación como aquella a la que han llegado Grecia, Irlanda y Portugal. Cuando la realidad rodeó a ese marco normativo por los cuatro costados, las costuras constitucionales acabaron rompiéndose. No sólo del derecho constitucional de la Unión Europea, sino también del derecho constitucional nacional (de forma clara y neta en los países periféricos, no sólo al poner en cuestión los fundamentos económicos del estado social y democrático de derecho, sino por la mutación sustantiva y procedimental de su constitucionalismo, incluida esa extraña criatura que es el constitucionalismo exprés). Se trascienden Tratados y constituciones, pero no en la forma y medida requerida por la entidad de la crisis, sino del modo y manera que permita seguir pretendiendo que se están respetando Tratados y constituciones. Se hace como si se mantuviesen las formas constitucionales. Tal tensión fomenta no la lealtad a la constitución europea o nacional, cuanto el uso instrumental de las leyes fundamentales. Los diques constitucionales por la fuerza de las tempestades de la crisis, la presión de los acontecimientos ha llevado a los dirigentes europeos a decisiones que sólo cabe reconciliar con el ordenamiento constitucional vigente buscando “huecos constitucionales” (siendo un caso paradigmático al respecto el FEEF, como veremos). Con consecuencias poco felices. No solo por lo que concierne las decisiones que se toman, cuanto por cómo se definen los problemas. Así, la crisis griega, así como las posteriores irlandesa y lusa, se caracterizaran como crisis de “liquidez” y no como crisis de “solvencia”, que requieren tan solo medidas temporalmente excepcionales. Lo que pospone y agrava la crisis (que se convierte también en crisis constitucional abierta).

17.04.2012